Lo más importante es tener un buen guión. Los directores no son alquimistas. No se pueden convetir los excrementos en oro

Billy Wilder